En estos momentos eres...

15 de marzo de 2017

Y ELLA NO QUERÍA

Esto sucedió el verano pasado, Domingo, un amigo de Juan que había estado con él en Brasil, y que hacía tiempo que no veía nos llamó para ir a pasar un fin de semana a su casa en Galicia. Nos organizamos y nos fuimos un sábado a primera hora.

Juan me fue contando por el camino que Domingo era un tío super majo, de esos que da gusto tener como amigos y que habían pasado grandes veladas de fiesta los dos juntos en Río. Domingo al poco de llegar a Brasil había conocido a una chica y lo tenía un poco atado,  ya que a ella no le gustaba mucho que saliera, era un poco posesiva pues la conoció en una de sus famosas fiestas con chicas y sabía muy bien que a Domingo le encanta la fiesta. Lo que  no sabía ella era que nosotros éramos   liberales, pero Domingo sí lo sabía. El caso es que la empresa de Domingo lo repatrió de nuevo a España y se trajo a su chica.

Llegamos a la casa de Domingo en Vigo, vivía en un ático muy chulo, Domingo tenía 40 años se conservaba muy bien ya que hacía mucha bicicleta, su ahora mujer, Samara era más joven, rondaría los 30 años y su cuerpo sin ser esbelto se notaba que lo cuidaba, llamaba la atención su poderoso culo, era morenita y super coqueta. Nada más vernos nos saludaron muy efusivamente.

Domingo: Venga dejad las cosas en la habitación, poneros cómodos que hace calor y nos vamos a tomar unos blancos.
Juan: Comemos fuera?
Domingo: No, compré algo de marisco, lo comemos en casa más tranquilos.

Estuvimos tomando blancos cerca de 3 horas ,serían ya las 4 cuando llegamos a casa. La conversación entre Samara y Juan era muy cercana, y a medida que bebíamos más, ella parecía más extrovertida, Domingo era encantador.

Si hay alguna bebida que me afecta mucho es la sidra, y después el blanco, llegué a casa que no sabía ni donde tenía el bolso. Comíamos en la terraza pues aunque no hacía un calor asfixiante si que pegaba el sol.

Domingo: Yo me voy a poner el bañador,
Juan: Yo también, tú María?
Yo: Pues no sé, Samara tú?
Samara: Bikini mi amor, me contestó.

Fuimos para la habitación y mientras Juan se desnudaba..

Yo: qué me pongo?
Juan: Lo que quieras cariño,
yo: pues si no lo sabes tú
Juan: Lo que estés cómoda, hace calor
Maria: A esta te la follaste?
Juan: jajaj cómo eres. No, coincidí en dos fiestas con ella pero nada más. Si que viste muy provocativa pero quiere dar la impresión de chica formal. Vamos que la he visto liarse hasta con una chica y con Domingo, a Domingo le encantan los trios con dos chicas, y a ella por lo visto también,  pero ya sabes que esto no es Río.Y a tí te pone Domingo?
Yo: Sí, me haría un buen favorcillo.
Juan. Pues tienes licencia para calentarlo, pues el ya sabe que si se da la circunstancia te podrá follar.
Yo: Pero cómo me va a follar tu amigo?
Juan: Te pone?
Yo: Si mucho
Juan: Pues listo, tan solo tenemos que lidiar con Samara.

Juan se fue de la habitación, yo con los blancos que me había tomado ya no tenía tiempo para pensar mucho y menos con lo que me acababa de decir, no sé si me puso cachonda o nerviosa. Me puse una camiseta de tirantes blanca sin nada por debajo y la braga de un bikini brasileño que dejaba parte de mi culo a la vista. Cuando salí de la habitación ya estaban los tres en la terraza esperándome. Samara se había puesto un pantalón cortito muy ajustado que debaja ver un poquito sus nalgas y marcando mucho sus labios vaginales para la parte de arriba un top sin ropa interior, se le marcaban los pezones, sus tetas eran pequeñitas. Domingo y Juan se habían puesto una bermuda y listo.

Nos sentamos en la mesa, comimos, bebimos y nos contamos mil historias la mayoría relacionadas con temas sexuales y como no, de Río.  Notaba como Domingo, que estaba sentado a mi lado, cuando estiraba la mano para coger algo de la mesa, se fijaba en mis tetas que quedaban libres por la sisa y mis pezones se marcaban como un garbanzo pero a estas alturas ya no me importaba nada, me sentía muy cómoda  y más sabiendo que Domingo era un fiestero.

Tenía un sofá de dos plazas y dos tumbonas en la terraza, nos fuimos para allí a tomar las copas mientras Domingo ponía música.

Juan: María, puedes quitarte la camiseta,
Yo: Ya, hoy estoy demasiado recatada
Domingo: Pues no te cortes
Juan: No te preocupes que María no se corta.
Samara: Miralos a ellos ,los machitos¡¡

Al instante ya tenía mis tetas al sol.

Domingo: Además con ese cuerpo María¡¡
Yo: No es cuestión de cuerpo Domi, es que me apetece¡¡
Samara: Pues tú como en tu casa¡
Yo: Gracias por decirlo, así me siento.

Samara se quitó también la parte de arriba y en tanga se puso a tomar el sol a mi lado en la hamaca. Empezamos a hablar y enseguida se interesó por nuestra vida, como llevaba yo el estar con Juan tan lejos, si íbamos a playas nudistas pues yo le hablaba de una playa nudista preciosa al lado de Vigo, si no íbamos a tener hijos etc.. era una conversación amena pero mi vista de vez en cuando se desviaba hacia Domingo , a esas alturas yo tardaba en reaccionar y me pilaban siempre con los ojos clavados en ellos. La tarde era preciosa y la compañía super morbosa pero me imaginaba que acabaría follando con Juan en la habitación.

Nosotros seguíamos bebiendo copas como si se acabara el mundo, Domingo sacó varias toallas por si nos queríamos duchar con la manguera. Juan no esperó más, cogió una toalla, se desnudó y se fue a duchar. Enseguida le imitó su amigo Domingo. Ni con Juan ni con Domingo tanto Samara como yo, no nos cortamos y no les quitamos ojo.

Yo: Samara, tu no te duchas desnuda?
Samara: Me da un poco de corte, necesito más alcohol, jajaja. Tu sí?
Yo: Nosotros como te comenté antes somos nudistas desde hace muchos años, es cierto que esto no es una playa, pero no me da pudor desnudarme.
Samara: Yo no es que tenga pudor, es que no estoy acostumbrada a ducharme con gente delante.
Yo: Y a tener sexo si?
Samara: jajaja maría¡¡ que mala eres¡¡ A ver como te lo explico.
Yo: No le des muchas vueltas, soy de mente abierta.
Samara: pues eso, con unas copas y en ambiente no me importa, puede hasta ser divertido y morboso.
Yo: Ya lo creo¡¡
Samara quería saber más..

Samara: Tú has practicado sexo con más gente delante?
Yo: Si claro
Samara: En brasil?
Yo: Y en España
Samara: Con Juan me imagino.

La miré y dudé dos segundos.

Yo: Cuando tome otra copa te comentaré,

jajajaja nos reímos las dos.

Samara: Te voy a poner otra copa¡¡
Yo: Venga mientras me ducho.

Cogí una toalla y me fui para al lado de la manguera, allí estaban secándose al sol Juan y Domingo charlando.

Yo: Sale fria?
Juan: Sale fría pero nosotros estamos muy calientes.
Yo: Pues ya somos dos¡¡

A Domingo le salió del alma
Domingo: Tres, tres que yo también cuento¡¡
Juan: Domingo no para de decirme lo rica que estás. Domingo díselo tú que a maria le encanta oírlo.
Domingo: que cabrón¡¡ me deja en evidencia, no puedo contarle un secreto.
Yo: Domingo, tú tambien estas muy rico, y aunque los hombres perdéis desnudos, tu ganas y mucho.
Domingo: Olé, eso se merece un beso.
cogí y puse mi boca para darle un pico.
Juan: Venga maría duchate que queremos verte desnuda.

Cogí la manguera y sin quitarme la camiseta de tirantes me empecé a duchar de espaldas a ellos.

Domingo: jajajaja como nos ha jodido¡¡

Me di la vuelta sin dejar de echar agua por mi cabeza y lógicamente al llevar una camiseta blanca, mis tetas se veían perfectamente. Dejé la manguera, y les guiñé el ojo,

se partían de risa¡¡


Domingo: Venga Samara te toca.
Samara: Desnuda no¡¡
Domingo: Ya está la recatada. Bueno como quieras, pero te vas a duchar?
Samara: Si, sujétame la manga

Samara se quitó el top y se duchó con los short puestos mostrando las tetas, se notaba que estaba muy animada¡¡

Pues bien, ya casi todos en pelotas, nos fuimos a sentar de nuevo con las toallas en la mano. Yo la puse en la hamaca y me tumbe en dirección al sol que coincidía con el sofá, Samara igual, ahí noté que la polla de Domingo estaba un poquito hinchada. Ellos seguían hablando de sus cosas con las toallas debajo de sus culos pero en pelotas.

Samara: bueno cuéntame maría, que tienes una conversación pendiente¡ jajajaja
Yo: Si no hay mucho que contar¡¡
Samara: A ver, algo sé. Me contó Domingo.
Yo: Y qué te contó
Samara: Pues que sois swingers.
Yo: Pues ya está, ya lo sabes, jajajaj
Samara: no se lo creía, pensaba que me tomaba el pelo. En serio?
Yo: Claro mujer.
Samara: Clro, ahora entiendo que Juan se montara esas fiestas y estuviera tan tranquilo.
Yo: jajajaj claro, el sexo es para disfrutarlo.
Samara: Y te gustan las mujeres?
Yo: Si, cada vez más, jajajjaja
Samara: Bueno ya que te sinceras yo también. Yo con Domingo en Río participé en fiestas y me lié con chicas, pero si te soy sincera lo hice más por él y por estar bebida que por gusto. Pero tampoco me disgustaba eh, jajaj.
Yo: Si, ya lo sabía, jajajaja
Samara: Lo sabías?
Yo: Si, me lo contó Juan.
Samara: EStos no se pueden estar callados.
Yo: A mi me gusta, soy bisexual y de hecho he estado con chicas yo sola sin hombres.
Samara: Y con cuantos hombres a la vez'
Yo: Ya Samara que hay cosas que  hay que vivirlas, jajajjaja

Cogí y me levanté a ponerme una copa. Juan vino detrás.

Juan: Estaba hablando con Domingo pero tenía la oreja puesta.
Yo: Menudo interrogatorio¡¡
Juan: ya lo vi ya. te agobió?
Yo: No para nada, me puso más cachonda.
Juan: jajajaj que puta eres¡¡

En ese momento Juan me cogió y me dio un morreo con toque de culo delante de ellos, yo le eché mano a su culo y se lo apreté. Samara y Domingo estaban hablando y me imaginé que Samara se lo estaba contando aunque ya sabía que Domingo era conocedor de muchas cosas.

La tarde fue pasando entre risas, miradas y el sol. No se movía ficha, a pesar de que Samara estaba muy divertida notaba que lejos de poder hacer nada con nosotros.

Llegó la noche y refrescó, asi que nos metimos para el salón. Samara cada vez estaba más mareada, se la notaba, yo también pero me imagino que estaba un poco más acostumbrada. Nos tomamos unos pinchos y siguió pasando la noche,  llegó ese momento en que la ceniza se cae al suelo y las lengua se traba más todavía pero que solo quieres seguir de "fiesta". Era un salón cocina, con barra office hacia el salón. Fui al baño y al salir me fijé que Samara se había quedado dormida en el sofá. Me dirigí a la barra en donde estaban los chicos fumando y bebiendo.. Domingo por la parte de la cocina y Juan sentado en un taburete del lado del salón.

Yo: Oye la llevamos para la cama?
Domingo: Déjala, si ésta se despierta y sigue la fiesta¡¡

Juan no perdió el tiempo, me cogió y me puso delante de él, me senté en su polla. Me acerqué a Domingo y le empecé a morrear. Solo duró unos segundos pues Juan me apartó y me empujó hacia Domingo, giré por la barra y volví a besarle, esta vez eché mano a su polla, ya la tenía dura. Juan se ausentó unos segundos, volvió con condones en la mano. Yo estaba de rodillas en la cocina chupándole la polla a Domingo. Juan no quiso participar se encendió un cigarrillo y mientras se tocaba la polla nos miraba. Después de chupársela un par de minutos Domingo me puso de pie y metió dos de sus dedos en mi sexo. Entraron solos, Juan mientras me soltaba algún insulto de esos que me ponen en ese momento. Me masturbaba a muy buen ritmo, me gustaba, mi sexo sonaba ya a muy mojado.

Domingo me llevó hacia el sofá, tiré de él pues no quería ponerme delante de Samara pero insistió. Pensándolo bien era lo mejor, pues si nos íbamos para una habitación si que parecía que nos escondíamos. Juan se sentó en el sofá de enfrente al lado de la cabeza de Samara,  Estuvimos unos minutos practicándonos sexo oral alternadamente y también a la vez. Me excitaba ver a Juan tocarse la polla mientras me follaba a uno de sus amigos. Juan tiró un condon encima de la mesa, lo cogí y se lo puse a Domingo para que me follara, me puse a cuatro patas encima del sofá mirando para Juan.  Domingo me empezó a follar y yo trababa de reprimir mis gemidos, pero a veces era imposible. Juan con una mano acariciaba las tetas de Samara, esta ni se enteraba. Domingo me daba buenas embestidas mientras yo acariciaba mi clítoris. Juan se levantó y puso su polla en mi boca, esto ya me ponía a mil, con la polla de Juan dentro de mi boca casi no podía respirar, la tenía que sacar para gemir. Juan se retira y regresa a su sitio sin parar de sobar a Samara. Esta vez lo hace más descaradamente como queriendo despertarla, y lo consigue.

Samara se despierta y se queda mirando, se ríe y suelta un "que cabrones" Domingo en ese momento aumenta su ritmo y me folla más deprisa. Samara se sienta en el sofá y medio dormida le coge la polla a Juan se la empieza a mover despacio, sin quitarnos ojo los dos. Samara se levanta y ahora sí se desnuda. Se apoya en la mesa de centro del salón y ofrece su culo a Juan, abierta de piernas Juan la empieza a masturbar, Samara empieza a gemir, yo a dos palmos lo observo todo y me excita de sobre manera, me quito la polla de Domingo y me siento encima de él, me clavo la polla y lo empiezo a follar mientras le como la boca. Juan al verme en esa postura coge de la mano Samara, la sienta a nuestro lado y Juan me empieza a dilatar el ano. Samara empieza a acariciarme los pezones, en cuanto me pone una mano la beso, con el culo ya dilatado Juan me empieza a follar el culo mientras Domingo se queda quieto. En unos segundos llego al orgasmo y eso hace que Domingo se corra.

Juan sale de mi culo y enfundándose un condón se prepara para follar a Samara. Mientras se lo pone llego al sexo de Samara y se lo empiezo a lamer. Enseguida empieza a gemir de nuevo, mientras se lo chupo meto dos dedos en su sexo y los muevo hacia arriba, "quiero que te folle Juan le digo".  Se abre de piernas y Juan le clava la polla, estuvieron más de 10 minutos follando en distintas posturas, mientras yo masturbándome y chupando entera a Samara tuve otros dos o tres orgasmos, Domingo nos miraba desde la barra de la cocina sobándose la polla. En cuanto Samara se corrió, Juan se puso de pie y nos unió las cabezas para que recibiéramos su corrida con la boca. Juan se corrió en nuestra cara y nosotras compartimos la leche de juan con nuestras bocas. Mientras Juan se retiró, Samara  y yo continuamos solas, aquella mujer era una bomba follando, no abría la boca, tan solo para gemir..

Nos pusimos otra copa, esta vez a medias. Volvimos a follar pasado un rato, y así estuvimos hasta casi las 3 de la mañana y por supuesto que Samara también probó la doble penetración...

fin..










2 comentarios:

  1. EXCITANTE Y CACHONDA.... MARAVILLOSA MARIA. OMG... YA SABES CUANTO ME PONES

    ResponderEliminar
  2. Impresionante como siempre, sueño cuando leo tus relatos que un dia sea mi polla la que sobas y mames ... ansioso esperando saber mas de ti

    ResponderEliminar